Cindy fue atropellada en agosto del 2015 y abandonada dos veces por personas que iban a ayudarla. Tras esto, dos voluntarios de Canes y Felinos Temuco tomaron el caso. Ella presentaba un TEC, y no podía mover sus patas traseras. Pero después de exámenes y tratamiento, logro caminar nuevamente.

Actualmente está con electro fisioterapia, pero ella hace su vida con total normalidad.